“China llegó a América Latina para quedarse”

  • Este país ofrece a la región «unas condiciones de crédito distintas a occidente»; analistas económicos señalan que «la relación estratégica con el gigante asiático es una oportunidad y está claro que China llegó para quedarse»
  • Estudiosos proyectan que el intercambio comercial entre China y AL alcanzará los 700 mil millones de dólares en 2035

Irma Villa

En China se ha terminado con la pobreza

El 29 de enero, en un video promovido por El Universal, se dice que 2023 empieza con mal pie para China porque solo creció en un tres por ciento. Me pregunto ¿esto es bueno o malo? ¿cuál fue el crecimiento de los demás países? ¿cómo impacta en América Latina (AL)?; el mismo video te dice que este país ofrece «unas condiciones de crédito distintas a occidente» y que hay analistas económicos que «señalan que la relación estratégica con el gigante asiático es una oportunidad y está claro que China llegó a América Latina para quedarse».

«El 2023 empieza con mal pie para China, su economía creció tan solo tres por ciento el año pasado, uno de los más bajos en los últimos 40 años debido a la pandemia de COVID y a la crisis del sector inmobiliario, con un fuerte impacto en los bancos; se teme que la desaceleración de China arrastrará al resto del mundo, también a América Latina, de cuyos países Pekin es el segundo o incluso el primer socio comercial. China expande su influencia económica y política en la región a cambio de financiamiento. ¿Podría Latinoamérica quedar atrapada en la deuda china. Sin duda ofrece unas condiciones de crédito distintas a occidente, pero analistas económicos señalan que la relación estratégica con el gigante asiático es una oportunidad y está claro que China llegó para quedarse».

En realidad la noticia no dice nada nuevo, hay muchos medios informativos que desde hace años hablan de que la economía china se desacelerará y esto traerá consecuencias graves para el mundo. Aún así, quise ver qué otras novedades había al respecto y en YouTube encontré un video que aborda el tema de América Latina y su relación con China, conduce la destacada comunicadora Belén Palancar. Aquí les transcribo: «La reciente cumbre de la CELAC, la comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, dejó claro que China y América Latina han mantenido una relación económica en rápido crecimiento, durante los últimos 30 años. El gigante asiático se ha convertido en el segundo socio comercial de la región, para algunos países, incluso el primero, desplazando así a Estados Unidos. El comercio entre China y América Latina ha crecido exponencialmente en las últimas dos décadas». Enseguida hay un insert que comprueba, con estadísticas, dicha relación bilateral.

«Las cifras hablan por sí solas. En el año 2000 el comercio bilateral entre China y América Latina rondaba apenas los 10 mil millones de dólares, pero el panorama cambió. Hoy, China es el socio comercial más importante para la mayoría de los países sudamericanos. En 2020 el comercio bilateral había aumentado hasta superar los 300 mil millones de dólares, este crecimiento se ha visto incrementado en gran medida por la alta demanda china de materias primas como el petróleo, el cobre y la soja que abundan en América Latina.

China es el segundo socio comercial de México

Analistas esperan que el intercambio comercial se duplique; se estima que para el año 2035 se alcancen los 700 mil millones de dólares.

Si existe esta proyección, lo que uno puede pensar es que los problemas económicos o de otra naturaleza que afecten la economía china, no serán lo suficientemente fuertes para frenar el avance del país asiático en el exterior, incluyendo a nuestra región, y esto es porque su ancla se encuentra en el desarrollo interno, lo que lo protege de los impactos financieros externos.

Y si vemos que la aún primera economía mundial registró un 2.1 por ciento en su PIB, hay que tener más temor, al menos nuestro país, de que los Estados Unidos no sostengan el mismo nivel del 2022, porque eso sí que sería una alerta para nosotros, la gente de a pie que vivimos de nuestro salario.

Argentina ya se integró a la Iniciativa de la Franja y la Ruta