China recupera a sus turistas internacionales

  • La nación oriental mantuvo mil días de restricciones, pero ahora despliega la alfombra roja para recibir a sus distinguidos visitantes
  • China ha decidido, de cara al 2024, acelerar la apertura, fraguar nuevas sinergias, actualizar itinerarios e inaugurar nuevos destinos

Yasef Calderón

(Nota tomada de http://spanish.peopledaily.com.cn/)

Después de mil días de restricciones de viaje, el anuncio de la reapertura de China fue definido por Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT) como «el momento que el mundo ha estado esperando». Meses después, y como parte de la hoja de ruta hacia un desarrollo de alta calidad, China sigue escalando peldaños en la recuperación de su turismo internacional y despliega la alfombra roja con nuevos gestos de bienvenida.

De acuerdo con datos OMT 2018, China era el mercado más grande del mundo para viajes al exterior, con 150 millones de turistas chinos salientes. También, eran sus ciudadanos los que más gastaban cuando paseaban por el mundo, representando el 16 porciento del aporte total mundial. De igual manera, en el 2019 se verificaron 65,7 millones de visitantes extranjeros que recorrieron China.

En el estudio “Informe del Sentimiento del Mercado de Turismo Receptivo de China», elaborado este año por Word Tourism Alliance basado en encuestas con profesionales chinos del sector, resalta que el mercado del turismo receptivo tardó en recuperarse en el primer semestre de 2023 debido a múltiples factores como la capacidad de vuelos internacionales, la habilitación de visados y las cadenas de suministro. Por el lado de la demanda, Word Tourism Alliance precisa que ahora el principal objetivo del turismo receptivo chino debe ser garantizar la entrada esencial. Sin embargo, si China no mantiene una actitud proactiva, debido al contexto de las interacciones políticas y económicas globales negativas causadas por el «juego de suma cero» que impulsan algunas potencias, las tensiones geopolíticas, el sentimiento hipercrítico hacia China y los conflictos bélicos en curso, la recuperación de la demanda turística entrante no podrá evolucionar tan rápido como se desea.

Aspirando a más, y consciente del escenario que necesita su turismo internacional, China ha decidido, de cara al 2024, acelerar la apertura, fraguar nuevas sinergias, actualizar itinerarios e inaugurar nuevos destinos.

En cuanto a la mayor apertura e inclusión a favor del turismo foráneo, resaltan dos condiciones nuevas que vigorizarán la línea ascendente de recuperación: la entrada sin visado, favorable a seis países, y la habilitación de los populares servicios de pago electrónico WeChat Pay y Alipay para los usuarios extranjeros que visiten China.

De igual manera, se espera que en fecha próxima se estrene entre China y Singapur un acuerdo de entrada sin visado por 30 días. Y sumando acciones en la misma dirección, ya se ha confirmado la medida temporal de rebajar hasta un 75 por ciento el costo de la visa china de turismo para solicitantes en Japón, Corea del Sur, Malasia, Tailandia, México, Azerbaiyán, Vietnam, Bahréin, Kirguistán, Camboya, Fiyi, Kazajistán y Filipinas.

La reciente política de entrada sin visado por 15 días, adoptada por China para los titulares de pasaportes ordinarios de Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, España y Malasia ha sido aclamada por expertos y conocedores de la industria por demostrar la determinación del país de impulsar el turismo y los intercambios económicos. La agencia Xinhua reportó que, bajo esta nueva medida de exención de visado para seis países, el primer día de su entrada en vigor ingresaron a China un total de 2.029 visitantes extranjeros. De igual manera, se espera que en fecha próxima se estrene entre China y Singapur un acuerdo de entrada sin visado por 30 días. Y sumando acciones en la misma dirección, ya se ha confirmado la medida temporal de rebajar hasta un 75 por ciento el costo de la visa china de turismo para solicitantes en Japón, Corea del Sur, Malasia, Tailandia, México, Azerbaiyán, Vietnam, Bahréin, Kirguistán, Camboya, Fiyi, Kazajistán y Filipinas.

Con la intención de seguir allanando el camino, el Ministerio de Cultura y Turismo ha implementado múltiples medidas para mejorar la calidad de sus productos culturales y turísticos. Entre las medidas más notables se incluye una lista nacional de espectáculos turísticos premium y la ampliación del apoyo financiero al «Plan de Acción de Consumo Cultural y Turístico», que abarca un centenar de ciudades y cerca de 100 distritos. Bajo esta estrategia se proporciona subsidios al consumo, descuentos en las entradas y promoción dentro del programa «China colorida, deliciosa y cultural». Además, para atraer más turismo extranjero, hay muchos turoperadores locales que reciben apoyo y tecnología para desplegar promisorias iniciativas que diseñen nuevos productos turísticos. Algunos elocuentes ejemplos son las campañas «Otoño en Jingdezhen», de la provincia de Jiangxi, y el entusiasta «Viaje Feliz «, desde la gélida Heilongjiang.

Para la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT), China sigue manteniendo una alta relevancia y atractivo como destino turístico. Más allá del legado de dinastías y de “lo que hay que venir a ver”, la lista OMT ha puesto en valor el encanto turístico rural chino -una de las herramientas fundamentales para la erradicación de la pobreza y el cambio climático- incluyendo a Huangling, Zhagana, Zhujiawan y Xiajiang entre los pueblos más hermosos del mundo. Por su parte, Forbes Travel Guide premió al hotel Mandarin Oriental, de Shenzhen, dentro de su concurso Star Award Winners 2023. Y el certamen internacional World Travel Awards de este año, seleccionó al InterContinental Sanya Haitang Bay Resort como el mejor complejo hotelero chino de playa.

Coronando la apertura china al turismo internacional, el Dr. Bao Jigang obtuvo el XVI Premio Ulises de este año que otorga la OMT, por “la excelencia en la creación y difusión de conocimientos en turismo”.

A pesar de que aún no se alcanzan los niveles del 2019, Word Tourism Alliance afirma que el desempeño general del mercado apunta hacia un crecimiento de la confianza en la recuperación del desempeño del turismo receptivo en China, del volumen de turistas y el índice de consumo per cápita. Dentro del rango optimista, los vientos a favor señalan las buenas expectativas de desarrollo económico de China, la discreta, pero sostenida recuperación económico mundial y los tipos favorables en el cambio de monedas. Del otro lado, preocupa la turbulenta situación política internacional y la necesidad de una mayor flexibilización para la entrada al país de los visitantes extranjeros.

En el futuro, los analistas esperan que Asia siga siendo el mayor mercado emisor de turistas entrantes a China. Obedeciendo al patrón de proximidad, fueron esas regiones y países del sudeste asiático y Asia oriental los primeros en reanudar los viajes a China. No hay dudas de que la conexión y la interacción entre el sudeste asiático y China se han estrechado gracias al Ferrocarril Panasiático, la RCEP (Asociación Económica Integral Regional) y los intercambios comerciales entre los diez países ASEA, dando lugar a una demanda significativa de turismo receptivo. Unido a ello, se enfatiza que hay más de 30 millones de chinos que residen en el sudeste asiático.

Por otra parte, la Word Tourism Alliance indica que los profesionales de la industria tienen expectativas negativas para las Américas como mercado emisor de turismo receptivo. América del Norte, aunque ha sido la fuente principal de turismo receptivo de larga distancia a China, persiste en mantener una actitud de contención contra el gigante asiático. Este quimérico objetivo, unido al tiempo que necesitan las nuevas inversiones que se requieren para recuperar la eficiencia de vuelos y ofrecer tarifas atractivas para los viajes de larga distancia, por el momento deteriorará el número de visitantes extranjeros que provengan de esa región. En relación con América Central y del Sur hay bajas expectativas de que lleguen a ser, a corto o mediano plazo, los nuevos emisores de turismo receptivo que China demanda. Conspira en su contra la lenta recuperación económica, su modesta contribución histórica al mercado emisor de turismo de larga distancia y el severo impacto que ha causado la epidemia y la inflación en la capacidad de gasto de la clase media latinoamericana.

Hace apenas unas horas, la empresa de mercado Euromonitor International confirmaba que los viajes internacionales seguirán su recuperación. Se calcula que alcanzarán los 1.300 millones de viajes para finales del 2023, contabilizando alrededor de 1,7 billones de dólares en gasto turístico mundial. En su lista de los 100 destinos urbanos más atractivos del 2023 brilla Hong Kong, de China, con un crecimiento interanual del 2.495 porciento.

Justo en un momento en el que hay varios países al borde de la recesión, el Openbank Research Institute considera que China exhibe un sólido potencial de crecimiento, una inflación benigna que permite flexibilizar políticas monetarias y fiscales en apoyo al crecimiento económico y que garantizan la continuidad de la apertura. En este camino, el turismo transfronterizo, tanto de cercanías como de larga distancia, no solo tributará ingresos y beneficio tangibles al país, sino que volverá a ser la insustituible puerta hacia la experiencia directa que expanda el intercambio cultural, el conocimiento mutuo y la saludable comunicación entre los que están y los que llegan. Y a pesar de que el indiscreto encanto de la virtualidad retenga a algunos, en el reino de este mundo es bien sabido que la vista hace la fe.

(Web editor: Zhao Jian, 周雨)

Sobre DIARIO DEL PUEBLO digital