Saihanba volvió a ser una montaña hermosa

Irma Villa

Es frecuente ver en medios de comunicación que China es el país que más contamina en el mundo, pero poco usual es saber que este país dedica mucho tiempo, tecnología y recurso humano calificado a remediar los problemas ambientales que tiene. Por ello es que comparto una publicación del medio Siente China https://www.facebook.com/sientechina/ en donde da cuenta de la construcción y restauración de una montaña que a finales del siglo XIX y principios del XX quedó convertida en un desierto.

«Saihanba, que significa «hermosas montañas y fuentes de agua» en mongol, se encuentra en el área más septentrional de Bashang en la provincia de Hebei. Históricamente, fue parte del potrero de Mulan en la dinastía, con abundante agua y pasto, densos bosques y una variedad de aves y animales.

Sainhanba se sitúa en la ciudad de Chengde, provincia de Hebei, al norte de China.